jueves, 29 de enero de 2009

ANA MANZANA: ENHORABUENA

Llevo unos días muy contenta, porque una joven y bella amiga mía muy querida por mí y por todo el que tienen el placer de conocerla, pública su primer libro en solitario. No es fácil, aunque el talento de Ana Muñoz o Ana Manzana (que así la llaman desde pequeña) está más que probado porque todo en ella es arte.

Ana es la hija que todos los padres desearíamos tener (y eso que yo adoro a los míos y me siento cada día más orgullosa de ellos). De sobra sé que no podrá gustar a todo el mundo, pero a muchos sí. A mí me gusta. Me gustan sus poesías. Me gusta cómo recita sus poemas, “eres una ninfa, le he dicho alguna vez”, y lo sostengo. Ella sonríe y calla y a mí me gusta su sonrisa. Me gusta escuchar la flauta cuando Ana la hace sonar. Me gusta su voz cuando canta. Es una voz sosegada, melodiosa. Y me encanta estar en su compañía. Me escapo cada vez que puedo para verla. Igual que me escapo para estar con otr@s much@ amig@s escritores, poetas, músicos… etc, a los que adoro. Y cuando no puedo estar con ella, o con los demás, lo siento muchísimo de verdad.

En otras partes del mundo se sienten orgullosos cuando alguno de sus paisanos derrocha talento. Aquí no, en nuestro país si tienes talento sólo se dedican a envidiarte y si pueden ponerte la zancadilla lo harán. Es algo enfermizo, pero así es. Así que desde aquí le mando a Ana mi enhorabuena y mi aliento.
Tendrá que vacunarse contra la insolencia y la estupidez ajena, porque es una “manzana” joven y hermosa. Tendrá que defenderse de los mordiscos más salvajes de la vida. Pero estoy segura que podrá con eso y con más, porque es una estrella y no de las fugaces y espero que nos haga disfrutar de todas sus artes por mucho, mucho tiempo.

“Sólo para la noche” es el primer libro de poemas de Ana Muñoz. Es el nº 30 de la colección “Libros de Berna” de Lola Editorial. Ya está a la venta en La Librería Antígona y el 11 de febrero a las 20´00 h. será la presentación, en ésta misma Librería, con Ángel Gracia, Octavio Gómez Milián, Manuel Martínez Forega y la AUTORA. No os lo podéis perder.
Y ésta es la dirección de su interesante blog: http://ana-manzana.blogspot.com/ en el que echo de menos a su rubia tonta y a sus Barbis, pero me sigue encantando sus juegos con las palabras. Te mereces lo mejor Ana. Su(a)rte, porque el talento ya lo pones tú.

domingo, 25 de enero de 2009

UNA NOCHE ESPECIAL

Esta noche es una noche especial para Rut. A tardado un tiempo en decidir qué vestido ponerse para la ocasión. Escoge uno en tono claro de color beige. Resalta más su largo cabello negro. Y ahora maquilla su cara discretamente. En ese momento suena el timbre de su puerta. Rut pone el ojo en la mirilla y abre con decisión.
-Hola, Ana. Pasa. Me pillas de milagro. Ven conmigo al baño. Estaba terminando de pintarme los labios.
-Estás guapísima, pero Rut ¿estás segura de tu elección?
-No me vengas ahora con chorradas Ana. Tú me metiste en esto. Por qué no pensaste en las consecuencias antes de registrar mis datos personales en la agencia casamentera de tu marido y, encima, sin contar conmigo. Ya es un poco tarde para esa pregunta ¿no crees?
–Vale, vale, vale…tienes razón…me lo merezco, pero sabes que nosotros lo hicimos con la mejor de las intenciones. Rut te mereces lo mejor. Luis y yo pensamos... lo sé, quizá nos hemos equivocado, pero es que, tesoro, no has tenido demasiada suerte en el amor y, al menos, de esta forma los candidatos que han contestado a tu formulario son afines a tus gustos y personalidad.
–Entonces, Ana ¿por qué dudas de mi elección?
-Coño, Rut, es que a Luis le preocupa que sólo hayas tenido en cuenta, a la hora de elegir al candidato, una de las respuestas a una de las preguntas incluídas en el formulario. Sin tener en cuenta nada y a nadie más. Y, además, precisamente no era una respuesta con demasiado acierto, según él, y ten en cuenta que Luís es un buen psicólogo.
-Ya. ¿Y según tú?
-La verdad, no he visto el formulario, pero no me gustaría que te precipitaras. Eso es todo.
Rut coge una copia del formulario y con un rotulador rojo dibuja un círculo en la parte donde está escrita la respuesta en cuestión. Y después, prácticamente, dirige a Ana hacia la puerta de salida.
-Toma Ana. Aquí la tienes. Léela mientras vuelves a casa. Yo he terminado y me marcho.
Rut apaga las luces. Cierra la puerta. Y se despide de Ana mientras espera el ascensor.
-Lo siento, pero no quiero llegar tarde. Mañana nos vemos.
-De acuerdo…de acuerdo. Hasta mañana Rut.
Ana sube las escaleras todavía algo perpleja, entra en el piso de arriba, que es el suyo, y lee atentamente lo que está dentro del círculo rojo:
-¿Qué estaría dispuesto a sacrificar para mantener su relación de pareja?
-Nada.

jueves, 15 de enero de 2009

SENTIR "Luz Casal"

Hay días que son noches infinitas y que el aire se niega a penetrar por los huecos de nuestro rostro. Esos días sin luz en que anidan en tu mente preguntas con respuestas que duelen: ¿Por qué tuvo que ser así?, ¿por qué no hice lo otro?, ¿cuándo fue la última vez que me necesitaron y yo no estaba para darme cuenta?, ¿En qué momento se soltaron nuestras manos?, ¿cuándo la esperanza se fue por debajo de la puerta?

No olvidéis que os amo.

Quizá las cosas suceden, porque tengan que suceder, y las mujeres nunca tengamos una tercera opción cuando hay que elegir entre ganar un sueldo y criar a nuestros hijos, pero está claro que esta decisión será siempre injusta para ambas partes.

Para mis hijos: Rubén, Azucena y Carlos.





video video

miércoles, 14 de enero de 2009

QUE SIGA LA FIESTA

Al comenzar esta aventura desde aquí, mi humilde blog, dije sinceramente que la palabra “literatura”, la que acompaña mi nombre en la cabecera, era más un deseo que un saber y pienso que todos mis invitados, vosotros, habéis tenido la oportunidad de comprobarlo. Es así porque me queda mucho que aprender sobre esta fiesta, su anfitriona, y sobre mí misma. También me quedan muchos errores que devorar. Sí, devorar, porque para aprender de nuestros errores, yo opino, que tenemos que devorarlos, sacarles el jugo, digerirlos y estar dispuestos para devorar el siguiente.
Y digo esto, porque he corregido mi post anterior.

Lo he hecho porque no reflejaba en absoluto lo que realmente quería expresar y porque no utilicé todos los recursos que la literatura me ofrecía para ello.
Y, claro, de alguna manera estabais recibiendo un reflejo erróneo por mi parte: el resultado de mi falta de concentración, de mis prisas, y también mi falta de consideración hacia las múltiples posibilidades que ofrece la literatura, y hacia una de las cosas más importantes y que no debo olvidar... hacia vosotros… mis invitados a la fiesta.
No me atrevo a decir que no volverá a suceder, porque seguramente tropezaré de nuevo, cuando menos me lo espere, pero me atrevo a decir: que intentaré que ocurra las menos veces posibles.
Todavía soy un copo joven, a pesar de mis años, pero me esforzaré todo lo que pueda para aprender y poder posarme como lo hacen los grandes copos de nieve sobre la hierba: suavemente….buscando mi lugar en el mundo literario, porque para mi la literatura es hierba y no es mal sitio para posarse. Yo todavía no soy más que la hierba que pisan mis zapatos, pero a mí me gusta la hierba. Sólo es un invierno y parece que haga siglos que no la vea.

Este texto va dedicado a estas dos personas, que sin saberlo, aunque de diferente manera y en distintos textos, me han ayudado a reflexionar sobre mi literatura:
Para mi profesor. Gracias por todos tus consejos, paciencia y amistad.
Para mi amigo Pepe Montero http://pepemontero1.blogspot.com/ y su comentario en el post anterior. Al que consideraré en mucho tiempo como el mejor comentario que he recibido. Gracias Pepe.

viernes, 9 de enero de 2009

DÍAS DE NIEVE

Hoy ha nevado tímidamente en mi barrio. Y en todos los barrios de esta Zeta nuestra, supongo yo. Puede que durante la noche comience a nevar de nuevo. Aquí casi nunca nieva lo suficiente para que el blanco paisaje se mantenga varios días. Los copos de nieve se deshacen al primer contacto con el suelo. Pero me encanta ver como caen. No es muy frecuente y suele ser un espectáculo admirado y disfrutado por mayores y pequeños. Los copos son como las personas que, por muchos que veas, todos son diferentes. Hoy me he dado cuenta de un detalle en el que nunca me había fijado: Cuando los copos son pequeños bajan deprisa, como alocados, y sin embargo, los de mayor tamaño bajan con suavidad, como tomándose su tiempo. En eso también se parecen a las personas.
En estos momentos estoy recordando que cuando tenía quince años, por lo tanto hace bastantes inviernos, el paisaje amaneció nevado. No había medio metro, pero algo más de un palmo, sí. Ese día yo llegaba tarde al trabajo y para mi desesperación, perdí el autobús. No me di por vencida, claro, aunque sabía que para alcanzar la parada más cercana tendría que correr monte abajo, hasta llegar a la plaza, pero aprovechando que el autobús tenía que rodear el monte en su recorrido, decidí atravesar las calles y bajar deprisa por la parte más empinada de la cuesta. La nieve estaba blanda y temía que me causara problemas porque no podía ver con seguridad dónde apoyaba los pies. A cada paso ganado daba gracias al cielo por no tropezar en las afiladas piedras. Tuve suerte y a pesar de todo conseguí subir al autobús.
Al día siguiente, la cantidad de nieve había menguado, pero el suelo se había convertido en una trampa de un blanco transparente. La casualidad quiso que tuviera que bajar la cuesta nuevamente para hacer unas compras. Y este era el camino más corto y con el frío que hacía ni se me ocurrió pensar en buscar otra opción, aunque esta vez bajaría con cuidado, sin prisas. Para atravesar la dura capa de hielo me ayudaba con la punta de mi paraguas de flores azules. Intentaba pisar la solitaria hierba que había sobrevivido a la helada noche, pero mi suerte acabó por los suelos cuando pinché con la punta del paraguas en un endiablado pedrusco y mi cuerpo descontrolado se lanzó cuesta abajo. Lo primero que hice fue levantarme y mirar a mi alrededor para ver si me había visto alguien, que vergüenza, pensé. Claro que entonces, a las jovencitas pobres de mi barrio sólo se nos permitía tener sentimientos estúpidos en grandes cantidades. Después sentí frío y dolor en mis piernas y dejé de avergonzarme por haber besado el suelo. Fui a buscar mi paraguas de flores azules que, al parecer, había decidido por su cuenta caer en otra dirección. Me di cuenta que llevaba mojada toda la ropa por detrás y, en consecuencia, todo mi cuerpo estaba congelándose por momentos. Eso es lo malo de los días nevados, pero aún así me gusta la nieve.
Acabé deprisa las compras y de nuevo me enfrenté a la tarea de atravesar la cuesta. Esta vez me aseguré bien de pinchar en tierra firme. Mientras la subía pensé en los finos y blancos hilos de mi piel que se habían quedado en el duro duelo con el monte, sin duda, estaba enfadado por la capa de nieve que enfriaba sus faldas y quiso cobrarme de alguna manera mi atrevimiento por pisar su escasa y helada hierba.

martes, 6 de enero de 2009

BEBE "Siempre nos quedará"

Para tod@s mis amig@s, los que me conocéis y los que me váis conociendo. Y por toda clase de libertades, entre ellas, la de expresión, pero sobre todo: por el respeto a las demás opiniones y personas, aunque no se esté de acuerdo con ellas.




video

lunes, 5 de enero de 2009

MANUEL Y FERNANDO

Hace casi dos años más o menos conocí a varias personas y hoy me apetece hablar libremente de ellas, mejor dicho, de sus blogs: no de todas, claro, sino algunas de las que considero que han marcado en gran parte y de una forma u otra, mi vida: mi forma de pensar… de expresarme… de mirar… de sentir: la primera persona y su blog es Manuel Vilas que, por cierto, ya he mencionado aquí en varias ocasiones y seguiré haciéndolo. A través de su blog he aprendido muchas… muchas… cosas.
He conocido a muchos escritores que desconocía por completo, tengo que decir, por si alguien todavía no se ha enterado que Manuel Vilas es uno de mis autores predilectos y también que jamás he podido estudiar literatura, al menos, dentro de un sistema democrático como el que ahora disfrutamos. Y a través de sus obras y sus post en el blog, y con la ayuda de Internet, al que considero un invento revolucionario y muy…muy…provechoso si se quiere, claro, he intentado culturizarme un poco y conocer algo de las vidas y las obras de dichos autores. También a través de su blog he conocido a muchas personas que también tienen blogs muy…muy… interesantes. También he conocido a grupos musicales de los que no había oído hablar y, por lo tanto, tampoco había escuchado la música que componían, confieso, que en muchas ocasiones he quedado gratamente sorprendida. Yo sé que, a veces, no es sencillo comprender sus palabras. A mí me cuesta todavía entender esa especie de trasfondo surrealista, simbólico e irónico con el que se comunica en ocasiones, pero poco a poco ese misterio te atrapa y quieres más, más… y más… y cuando… por fin, consigues entender algo… te parece haber pisado la luna y piensas…pues no soy tan tonta…y…bueno, esas cosas que a veces pienso de mí misma y que en ocasiones es cierto y otras no tanto, pero tiene que haber de todo…no?.
Sin ir más lejos: ha colgado en el blog los datos obtenidos en un análisis de su sangre, claro, y una se pregunta ¿por qué, es que tiene algún problema de salud (espero que no sea así) o es que no le ha tocado la lotería y es su forma de demostrarlo?, o quizá se ha ido de la olla…no es para menos tal y como ha comenzado el año, pero luego… se me ocurre esto otro:
Su dolor es el mío… y el tuyo.
Su gozo es mi gozo… y el tuyo.
Su locura es mi locura… y la tuya.
Su sangre es la mía…y la tuya también.
Sí,… quizá… todo se comparta… como se comparte la vida y… quizá la muerte.
Bueno, también su blog, para mí, ha sido y es un gran amigo y un fiel compañero en este viaje mío tan largo y solitario y hablo de la soledad que no se ve.
Gracias Mil… Manuel: http://manuelvilas.blogspot.com/

Y, como he dicho, a través del blog de Manuel he conocido a muchas y gratas personas. Una muy especial es Fernando Sarría y sus blogs, porque debe tener alrededor de cuatrocientos mil, arriba o abajo… más o menos…, pero todos preciosos. Desearíamos algunas, digo yo, que muchos de sus poemas estuvieran escritos por el amante que toda mujer quisiera a su lado. Para escribir o hablar de sus poemas hay que quitarse el sombrero y el pudor o, al menos, intentarlo y yo no tengo sombrero, pero pudor tengo mucho, aunque no lo parezca. El blog de Fernando está repleto de poemas de diversa índole, no sé como lo hace, pero lo hace y muy bien. Ni sé la de puentes, faros, ríos, pájaros, calles, océanos, muelles, estaciones, trenes, panteras, hormigas, bosques, ciudades, cuerpos, caricias, silencios, susurros, gemidos, etc…etc…que he conocido a través de sus poemas, pero todos me han llegado al alma. Algunos son altamente sensuales… sexuales… y excitantes. Os lo aseguro. Por cierto, las novelas y poemas de Manuel también contienen mucha energía o contenido sexual y excitante… a mi me gusta… lo hace todo más divertido… y lo digo yo que ya ni me acuerdo… aunque esté mal el decirlo. A ver si me explico: es como cuando empiezas a follar y todo es… lento…minucioso y… poco a poco notas como sube la excitación… (este sería Sarría) y seguidamente ésta... situación se vuelve… salvaje… alocada… (este sería Vilas) bueno, o viceversa, al menos, a mi me llegan sus poemas o textos, en esa temática, de esta manera. Y, ahora, voy a dejarlo que me he puesto un poco ordinaria, lo sé, pero he dicho que hablaría libremente y lo estoy haciendo.
Además os diré que, aunque este tema parezca frívolo o vulgar ( si os pasáis por el blog ya descubriréis que no lo es tanto) es una de las cosas más importantes en la vida, pero hay mucha gente que esta sola, que no tiene la suerte de tener calor y compañía y que, incluso, si es por decisión propia no deja de ser por ello menos fría la vida en soledad. Y a mí estos autores con sus poemas o textos, entre otros, me ayudan a soportarla.
Hay días que lo primero que hago cuando llego a casa es entrar en sus blogs para leer el nuevo poema de Fernando o la nueva entrada de Manuel... bueno y visito a Daniel, a Luisa y más: menudo repaso y ya no me siento tan sola, aunque así estoy bien y eso es lo que importa.
Y ahora os hablaré de algo formidable: una feria o una fiesta, que para mi es lo mismo.
De vez en cuando, Fernando Sarría en su blog organiza una de ellas y el que quiere voluntariamente le ofrece un texto y Fernando los va colgando en el blog eligiendo para cada uno de ellos una fotografía que vaya lo más acorde con el tema, así, que si os apetece, le mandáis el vuestro. Además, puedes hacer comentarios de los textos, si no de todos, de los que te hayan llamado la atención. A mi modo de pensar hay que ser sinceros, pero aunque no sea de tu agrado hay que escribir los comentarios teniendo en cuenta el respeto que merecen los autores ¿de acuerdo? http://fernandosarria.blogspot.com/
Pues… hala!!!... ponedlos en el buzón….ya estáis tardando.